lunes, 27 de agosto de 2012

Catalina Velasquez Parra, "La Reina de los Cementerios" visito el Cementerio de nuestra ciudad.

 Catalina Velasquez, en el Cementerio Ingles en Honda (Foto Tiberio Murcia Godoy . 08/26/12)
De visita a la ciudad de Honda y por ende al Cementerio estuvo Catalina Velasquez, reconocida como la "Reina de los Cementerios", en la foto en el cementerio Ingles, el cual se encuentra abandonado, ademas que los amigos de lo ajeno se hurtaron la verja de la tumba de Don Bateman, y las placas de bronce de algunas tumbas.
Tiberio Murcia Godoy y Catalina Velasquez P, la reina de los cementerios en la primer portada del siglo XIX del cementerio de HOnda (Fotografía. Gustavo Rojas. 08/26/12).

.-.-.-.-.-.
A continuación un enlace de Peru, donde nos describen aspectos interesantes de Catalina Velasquez Parra, leamos pues;
.....................................................................................
La Reina de los Cementerios
Agenciaperu.com dialogó con Catalina Velásquez y Luis Repetto sobre un tema que podría sonar escabroso: los cementerios. Catalina y Luis representan a la Red Iberoamericana de Valoración y Gestión de Cementerios Patrimoniales. Las riquezas expresadas en arquitectura, y los hechos sociales de nuestros pueblos plasmados en estos lugares, son resumidas en esta conversación.
Por Roxana Chirinos / agenciaperu.com


Catalina Velásquez Parra es la “Reina de los Cementerios”. Título que la corona por ser Presidenta de la Red Iberoamericana de Valoración y Gestión de Cementerios Patrimoniales. Fue Luis Repetto, el coordinador, quien la bautizó como “reina”. El interés de ambos por rescatar los valores patrimoniales se puede apreciar a través de largos recorridos que realizan por los cementerios neoclásicos del siglo XIX. De esta forma, mausoleos, lápidas, tumbas; el luto, el dolor y el duelo quedan registrados. Los bienes materiales como inmateriales son parte del rescate cultural.
.
Catalina es una mujer pequeña. Mide apenas 1.48 y ama los cementerios. Ella se enamoró del viejo cementerio San Pedro de su ciudad: Medellín. Ingresó al mundo de los muertos y vivos de pura casualidad. Estudió arquitectura. Destinada a construir el edificio más alto del mundo, el más bonito del mundo, acabó participando, como arquitecta, en trabajos de rescate patrimonial de los cementerios. Un duelo familiar la llevó a San Pedro. A mi hermano lo mata la guerrilla a los 23 años. Matan a mi hermano y se me acaba el mundo. Afectada, empiezo mi tratamiento de este duelo. Llego a los cementerios ajena a entender que era una necesidad que tenía. Un día en un congreso me encuentro con un señor que me dijo que él era el constructor del cementerio. Pensé... qué horror. Jamás trabajaría en un cementerio. Al sétimo día del Congreso, Catalina trabajó entre las tumbas.
.
Colombia es el país de la muerte. Nosotros decimos: esto te quedó de morir. Me mataste con esta sorpresa. Me muero por ti y ella, Catalina, se muere por los cementerios. Trabajar en los cementerios no es cuestión de vida, no es cuestión de muerte. Es el compromiso social con los pueblos lo que interesa. Es mantener y rescatar la memoria. Los sicarios de Pablo Escobar viven alrededor del cementerio de San Pedro. Ellos mantienen vivo el cementerio.Existe una necesidad que va más allá de restaurar la réplica de La Pietá. El compromiso es social. No hay rehabilitación urbana sin rehabilitación social. Catalina afirma que la muerte es común a todos pero que nos reconocemos en la diferencia.
.
Enterramos a nuestros muertos con lo que sabemos y conocemos. Los recordamos llevando ofrendas. Rezos y bailes son expresiones en honor a los ausentes. Lo que sucede en los cementerios Es nada más un asunto de interpretación . Una madre puede pedir oraciones a la hora de su entierro, otros piden balas y rancheras. En ellos la gente recita poemas, come, bebe y se entretiene. Para las personas humildes los cementerios son un verdadero escenario de espectáculo. Depende de la costumbre que se lleve en el corazón.Hay un juego muy interesante a través de dos sensaciones: la culpa y la necesidad. Nosotros en la muerte y en los cementerios hacemos una lectura a las culpas porque todo se hace a la voluntad del muerto. Entonces los cementerios son una materialización de deseos, necesidades.
.
Los santos (por algún milagro) hacen milagros. En el cementerio Presbítero Maestro de Lima existe un niño llamado Ricardito. Las personas le dejan cartas pidiendo sus deseos. Por los favores concedidos, la gente le deja juguetes. En el cementerio La Apacheta de Arequipa, Apacita Quispe, un humilde hombre, fue acusado de matar a su esposa. Quispe murió fusilado. Actualmente, su tumba es una de las más decoradas y concurridas por los visitantes. En ella, los rezos son acompañados de abundantes flores y velas. Las oraciones de sus fieles son escuchadas.
.
La Red trabaja con cementerios neoclásicos que son aquellos en peligro de perderse. Estos nuevos cementerios surgen por un mandato de Carlos III ante la necesidad de dejar las criptas. Hay una cuestión de identidad que preocupa a los interesados. No creo que exista un fenómeno que identifique más una cultura que la muerte. Seguirán el nacimiento y la unión pero pienso que la muerte ocupa un lugar muy representativo en los rasgos de identidad de cualquier cultura, dice La reina de los cementerios. Es interesante anotar que bajo el paraguas limeño se ha incorporado la necesidad de rescatar cementerios más tradicionales. Un ejemplo de ello es el cementerio de Huambocancha, en Cajamarca. Este pueblo de picapedreros se ha labrado cada lápida constituyendo una bitácora de vida. Cuatro escenas cuentan la vida del muerto. Las lápidas son una danza de la historia y del color.
.
Luis Repetto nos informa que se está convocando a un Encuentro Internacional de la Red de Cementerios, en México, del 27 de octubre al 02 de noviembre. Y para el 2008 se viene programando el gran encuentro en Lima, ya que se conmemoran los 200 años del Cementerio Presbítero Maestro.
.
Rescatar nuestros valores materiales e inmateriales a partir de los cementerios es hacer una loable historia de nuestros lugares. La tarea recién empieza y ojalá más conciencias sean despertadas.
.
Tomado de:


1 comentario:

Jorge Bonil Reyes dijo...

No conocía este tema, menos que personas se dedicaran al esudio sociocultural de los cementerios. La arquitectura como la literatura está ligada a la filosofía y la cultura de los pueblos. El tema resulta interesante y novedoso para mí, no lo veo tétrico ni irreverente, aunque son lugares o sitios desacreditados en el cine. No sabía tampoco que en Honda hay un cementerio inglés.